Por Qué Los Videojuegos Y Los Idiomas Forman La Pareja Perfecta

Muchas personas no entienden cómo jóvenes y adultos pasan horas delante de un videojuego. No entienden qué ven en los videojuegos para que no quieran despegarse de las pantallas.

Algunas personas consideran que son adictivos y nocivos. Otras consideran que son modas pasajeras. Y otras, las que disfrutan de sus bondades, creen que aquellos que no valoran los videojuegos es porque no han jugado a uno bueno.

Pero, ¿qué hace que un videojuego sea bueno?

Lo cierto es que los videojuegos buenos no son fruto del azar. Los videojuegos buenos, tal y como se describe en el libro The Art of Game Design, reúnen lo mejor de los siguientes cuatro elementos básicos:

  1. La mecánica: lo que define el objetivo del juego, dicta qué pueden o no pueden hacer los jugadores.
  2. La historia o la narrativa: guía al jugador a través del juego.
  3. La estética: define las sensaciones que el jugador percibe cuando juega.
  4. La tecnología: los elementos tecnológicos usados para hacer la experiencia enriquecedora.

Elementos de los videojuegos

Los videojuegos buenos cautivan a los jugadores porque son como películas donde el jugador es el protagonista que, con su esfuerzo, revela las siguientes escenas.

¿Por qué gustan tanto los videojuegos?

Según el doctor José Antonio Marina, investigador en el estudio de la inteligencia, todas las personas tienen tres deseos:

  1. Pasarlo bien.
  2. Alcanzar reconocimiento social.
  3. Progresar en sus vidas.

Y los videojuegos que atraen a los jugadores utilizan los cuatro elementos básicos para cumplir estos deseos. Cautivan a los jugadores porque son como películas donde el jugador es el protagonista que, con su esfuerzo, revela las siguientes escenas.

La persona que lleva media hora intentando pasar la misma fase de un juego no está perdiendo el tiempo. Esa persona solo sigue un instinto, solo quiere satisfacer los tres deseos que menciona José Antonio Marina. Es un comportamiento propio y adherido al ADN del ser humano.

¿Cómo podemos aprovechar los beneficios de los videojuegos para enseñar idiomas?

En Wibbu pasamos varios meses analizando el comportamiento de los estudiantes de idiomas. Queríamos saber qué les motiva y por qué un alto porcentaje abandona.

La conclusión que obtuvimos fue reveladora: para aprender un idioma se necesita motivación y perseverancia. Y muchos de los cursos de idiomas disponibles se centran solo en ofrecer contenido. No están hechos pensando en motivar a los alumnos.

Por eso, en Wibbu hemos querido hacer lo contrario. Queremos que las personas mantengan la motivación para aprender idiomas, que lo pasen bien, que vean los frutos de sus esfuerzos y que progresen.

¿Por qué creamos un videojuego para aprender idiomas?

Porque queríamos poner en práctica los elementos básicos de los buenos videojuegos:

  • Queríamos crear una mecánica que facilitara la inmersión del jugador en el juego.
  • Queríamos aportar una historia que tuviera significado en la vida real y fomente valores básicos.
  • Queríamos mostrar paisajes de ensueño y trasmitir sensaciones reales.
  • Queríamos aprovechar las bondades de la innovación y la tecnología para facilitar el acceso al videojuego en cualquier ordenador o móvil.

Llegar hasta aquí no ha sido fácil. Ha sido un gran reto. Pero el sueño de jugar a un videojuego con el que aprendamos idiomas era más fuerte que todas las dificultades. ¿Ya has jugado a nuestro videojuego para aprender inglés Ruby Rei?

Escrito por Jonay Suárez, director de Marketing en Wibbu.