¿Por Qué Algunas Personas Aprenden Inglés Más Rápido Que Tú?

Una prima aprendió inglés con canciones en tres meses. Una amiga lo aprendió en 6 meses chateando con un inglés. Un compañero de clase lo aprendió con un curso de 1000 palabras. Te suena esto, ¿verdad? Y luego tú vas, haces lo mismo que ellos, y no aprendes tanto.

No nos engañemos. Tú no eres menos que ellos. Lo que ocurre es que no existe el método perfecto para todo el mundo. Cada persona es distinta.

La clave para aprender inglés rápido no está en el método, la clave está en ti

Recuerdo que en el colegio había un compañero que con escuchar al profe de historia aprobaba. Seguro que tú conoces a alguien igual. A mí, sin embargo, la voz del profesor me dormía. ¿Era mi compañero más listo que yo?

No. Él y yo teníamos inteligencias distintas. El tipo de inteligencia que él tenía, según el modelo de la teoría de las inteligencias múltiples de Howard Gardner, era lingüística-verbal. Una inteligencia muy distinta a la mía.

Lo interesante era que aunque teníamos inteligencias distintas, los dos aprobamos. ¿Por qué?

Porque cada uno aplicaba el método que mejor le funcionaba. Él sabía que con solo escuchar procesaba la información. Yo, como tenía una inteligencia distinta a la de él, hacía esquemas y dibujos para estudiar.  

Encuentra tus fortalezas

Antes de elegir un curso de inglés, buscar un profesor particular o bajar una app de idiomas, identifica y conoce tus fortalezas. Averigua tu tipo de inteligencia. Para ello intenta analizar cómo aprendías y memorizabas cosas en el colegio o cómo lo haces en tu día a día.

Una vez que lo tengas, busca un método que se adapte a ti.  Un método más teórico o más práctico. Uno con canciones o con videos. Un juego o un libro de ejercicios. Sea el que sea, elige el que más se ajuste a ti. Prueba muchos métodos y quédate con el que más te funcione.

Ahora que ya sabes por qué otras personas aprenden inglés antes que tú, es hora de demostrar que tú también puedes.  Tú también puedes hablar inglés.  Let’s study!

Escrito por Jonay Suárez, director de Marketing en Wibbu.