Cómo Mantener La Motivación Para Estudiar Inglés

Todos los años nos ponemos retos. Aprender un idioma siempre entra en la lista.

«¡Este año sí que aprendo inglés!», te dices.

Y con la idea fresca en la mente, le preguntas a tu amiga si conoce alguna profesora. Te pones en contacto con la profesora de inglés, compras el libro que te dice y te preparas para el lunes.

Primera clase y todo de maravilla. Segunda clase y bien. Tercera clase y qué sueño tengo. Cuarta clase y dale con los phrasal verbs en inglés. Quinta clase y se veía venir.

Y así anticipas el final del capítulo “aprender inglés este año”.

Tipos de motivación

Es normal perder la motivación cuando estudiamos algo nuevo.

Hay dos tipos de motivación: la interna, que es cuando haces cosas por el placer de hacerlas, porque te encanta hacerlas; y la externa, que es cuando haces las cosas porque es lo que piden, lo que debes o viene bien hacer.

Por ejemplo, nosotros creamos el videojuego para aprender inglés, Ruby Rei, porque nos apetecía hacer algo distinto. Algo que fuera divertido para aprender idiomas.

Todos estudiamos en el colegio porque era lo que tocaba. La motivación que existía era externa. Querías sacar buenas notas para que no te castigaran o para ser mejor que tu compañero.

O quizás tú aprendiste a tocar la guitarra porque era tu pasión. Te encantaba estar en tu cuarto y practicar sin parar. Tenías una motivación interna.

Ninguna de las dos motivaciones es mejor que la otra.

Con cualquiera de las dos, si las mantenemos altas, podemos conseguir nuestros objetivos.

Por eso, aquí tienes varios consejos para que no pierdas el ánimo y logres tus objetivos:

Sé más alegre y perseverante

Solo un 16% de lo que necesitamos para aprender un segundo idioma tiene que ver con la inteligencia. Aprender un idioma, como ser bueno en los negocios o en el amor, tiene que ver más con cualidades como la perseverancia, la alegría y la sensibilidad.

Márcate objetivos realistas

Por mucho que digan en los anuncios, cuesta aprender un idioma en tres meses. Influyen factores como el país donde estudias (si es un país donde se habla el idioma que quieres aprender o no), el método que uses, el tiempo que tengas libre, etc. Lo mejor es marcarte un objetivo que creas que puedes lograr. Sé realista.

Divide tu objetivo en etapas

Es más fácil mantener la motivación si divides un objetivo global en objetivos semanales o mensuales. Divide el material que tienes para estudiar por fases y avanzarás más.

Siéntate menos tiempo, pero siéntate

Sir Richard Burton, aventurero británico, hablaba 29 idiomas. En una de sus declaraciones dijo que «nunca estudiaba más de un cuarto de hora seguido». Hoy, con todas las distracciones que tenemos, es difícil mantener la concentración más de una hora. Pero, ¿quién no tiene 15 minutos al día para estudiar?

Prémiate siempre

Se trata de aprender un idioma que tiene muchos matices y que evoluciona con el tiempo. Busca la perfección pero también comete errores. Son normales y necesarios para progresar. Prémiate cuando lo haces bien, pero también cuando te equivocas. Cada error es un avance.

Sabemos que no es fácil mantener la motivación, pero siguiendo los pasos anteriores tendrás muchas opciones de conseguirlo. También, si quieres saber más sobre cómo mantener la motivación, ¡no te pierdas este artículo!

Escrito por Jonay Suárez, director de Marketing en Wibbu.