Cómo Elegir Videojuegos Para Enseñar Idiomas

Utilizar videojuegos para enseñar idiomas en colegios y centros de idiomas no es nuevo. Lo que conocemos hoy como la revolución educativa, y, especialmente, la ligada al uso de la tecnología, es fruto de un movimiento que empezó a principios de los años 90.

En los últimos diez años, el uso de la tecnología en el aula ha aumentado exponencialmente, tal y como explicamos en nuestro artículo “¿Por qué cada vez más colegios utilizan videojuegos en el aula?”.

¿Qué factores han influido para este cambio?

El precio asequible de los dispositivos, la facilidad de uso y la mejora de los programas informáticos.

Sin embargo, a pesar de que actualmente es fácil tener acceso a la tecnología y a los videojuegos, existen educadores y profesores que son reticentes al uso de estos.

¿Por qué?

Porque, además de que hay carencia de una formación específica al respecto y existen pocos videojuegos destinados al uso académico, surgen muchas dudas relacionadas con los videojuegos.

Dudas a la hora de elegir videojuegos para enseñar idiomas

A la hora de adquirir un videojuego para el aula y, específicamente para enseñar idiomas, surgen muchas preguntas como:

¿Qué nivel cubre el juego?

¿Qué dispositivos se necesitan?

¿Cómo se implementa un videojuego en el aula?

¿Cuál es el papel del profesor cuando los alumnos utilizan un videojuego?

¿Cómo aprende el alumno con el juego?

¿Hay acciones violentas o no aptas para menores?

¿Qué resultados consiguen los alumnos al utilizar x videojuego?

Son preguntas inevitables. Por eso, en este artículo hemos creado una lista con las claves a tener en cuenta para implementar videojuego/s en el aula:

6-claves-para-elegir-un-videojuego-para-ensenar-ingles-a-mis-alumnos

Cómo elegir videojuegos para enseñar idiomas en el aula: 6 claves

Estas son las principales claves que hemos detectado después de hablar con profesores de idiomas, visitar colegios y acudir a ferias educativas en Europa y Estados Unidos en los últimos tres años.

1. Elige videojuegos que tengan mecánicas similares a los que los alumnos utilizan en su tiempo libre

Este aspecto es importante porque los alumnos están acostumbrados a juegos con mecánicas específicas y gráficos de alta calidad.

Cuando un alumno encuentra un juego que no se ajusta a su estándar, siempre existe un rechazo inicial que será difícil de cambiar. Lo ideal es buscar información sobre el tipo de juego que los alumnos prefieren e intentar buscar juegos educativos que utilicen las mismas mecánicas y gráficos.

2. Averigua el tipo de dispositivos que se necesita para utilizar el videojuego

Hoy en día existen videojuegos para todos los dispositivos existentes. Esto supone una ventaja pero, a la vez, una desventaja. ¿Por qué? Porque cada dispositivo tiene unas características específicas y, por ende, los videojuegos deben construirse pensando en ello. Esto origina que existan diferencias al jugar con un mismo videojuego en un iPad y en un ordenador, por ejemplo. También, la experiencia de usuario se verá truncada si el dispositivo no es lo suficientemente potente para soportar el juego que estamos intentando implantar.

3. Pregunta sobre el sistema de registro y privacidad del alumno

Existen múltiples herramientas que garantizan la privacidad del alumno y permiten conectar un sistema de registro único con varios videojuegos y dispositivos. Este tipo de herramientas evitan que el alumno tengo que utilizar contraseñas y registros diferentes para cada videojuego o aplicación que utilice. El desarrollador del juego o la empresa distribuidora deberá aportar esta información.

4. Comprueba que el videojuego se adapta a una metodología educativa

En algunos colegios utilizan videojuegos destinados al entretenimiento. Estos videojuegos, bien integrados y con supervisión del profesor, ofrecen excelentes beneficios (Minecraft es uno de ellos). Sin embargo, muchos de ellos no han sido creados para la comunidad educativa, sino que se han adaptado para satisfacer una demanda. Eso conlleva, en muchos casos, que no exista una metodología educativa que se haya utilizado como base para la creación de las mecánicas del juego. Los videojuegos para enseñar idiomas, normalmente, se crean siguiendo y aplicando una o varias metodologías educativas.

5. Busca casos de estudio o análisis del uso del videojuego que deseas adquirir

Siempre es recomendable buscar testimonios de otros profesores o colegios. Es importante conocer de primera mano las ventajas del videojuego para los alumnos. Cuáles son los beneficios y los retos a los que nos encontraremos. En Wibbu contratamos a una empresa que hizo un estudio independiente sobre nuestro videojuego en un colegio de Londres. Lo hicimos porque queríamos tener pruebas reales y tangibles de los beneficios de nuestro videojuego.

6. Pide el apoyo de los desarrolladores

Es fundamental contar con el apoyo y asesoramiento de los desarrolladores del videojuego o la empresa distribuidora. Lo ideal es que exista una formación inicial para aprender a utilizar el videojuego y, luego, una persona de apoyo que esté disponible para responder a las preguntas técnicas y didácticas que surjan en todo momento. Esta parte es crucial porque, como con cualquier dispositivo tecnológico y software, siempre se da la posibilidad de que existan problemas tecnológicos que afecten al correcto funcionamiento del videojuego.


Escrito por Jonay Suárez, director de marketing en Wibbu.